MORTERUELO

dsc02622

 

Plato de procedencia mora del que hay constancia desde el siglo XI.

Posteriormente fue modificado por el cristianismo al introducir otras carnes como el cerdo.
Se ha convertido en un plato exquisito típico del Señorío de Molina.

Realizado artesanalmente conservando todo su sabor desde tiempos medievales.
Procede del ámbito rural y pastoril. Se preparaba los días fríos, para comer frente a la lumbre.
Como en el caso de los escabeches, la prioridad era más la conservación que el placer
gastronómico. Ahora se sirve como tapa, pero antiguamente era plato base para aguantar el duro
invierno en la meseta.

Se sirve muy caliente y se puede comer compartiendo cazuela de barro.

La textura es como un paté rústico espeso, pero al contrario que el paté este se toma caliente.

La base es hígado de cerdo, cocido y espesado con pan. Luego, varían las proporciones en que se
disponen los demás ingredientes: perdiz, codorniz, gallina, liebre, conejo y cerdo. Las especias
-clavo, tomillo, pimienta…- también son a discreción.

Recientemente hemos modificado la receta añadiendo mayor porcentaje de carne de caza, lo cual hace el producto aún más sabroso…